4 de mayo de 2015

Uno, dos o tres platos, ¿qué es lo que más me conviene?


A la hora de elegir los desarrollos que más nos convienen para ir bien debemos fijarnos en los dos extremos de los mismos: cuál es el desarrollo más corto (el más lento) y cuál es el más largo (el más rápido).
Debemos calcular el avance que supone la combinación del plato pequeño con el piñón grande así como el que resulta de poner el plato grande con el piñón pequeño. El avance significa la distancia que recorre la rueda en cada pedalada.
Para bikers que hagan pocas pistas, que no les importe ir muy rápido o que sus salidas sean más bien técnicas y trialeras el desarrollo más largo no tiene mayor importancia, ya que solo influye si lo que queremos es poder pedalear bien a más de 45 km/h. que quizá es una velocidad a partir de la cual casi no merece la pena pedalear y es más agradable simplemente dejarse llevar por la pendiente.
La opción del triple plato solo es interesante para aquellos bikers que quieran tener todo, es decir, un desarrollo muy corto para subir por las paredes así como uno más largo con el que poder pedalear a más de 50km/h.
Lo cierto es que con los dobles platos no se pierde capacidad escaladora, ya que hay la opción de montar un plato pequeño de hasta 22 (SRAM X9) o 24 dientes (Shimano XT y SRAM X9), es decir, lo mismo que un triple plato.
Si se hacen rutas con subidas muy duras, no se está muy en forma o se tiene algo de sobrepeso habrá que buscar un plato pequeño de 22-24 dientes, que en combinación con un piñón de 36 dientes nos dará un avance por pedalada de 1,5 y 1,6 metros respectivamente. Esto supone que con el plato de 22 dientes se puede ir a 5,7 km/h sin bajar demasiado la cadencia de pedaleo (65 pedaladas por minuto). Con el de 24 dientes, a 6,2 km/h.
Aquellos bikers en mejor forma o que no hagan subidas tan duras, tendrán suficiente desarrollo con un plato pequeño de 26 ó 28 dientes, que permiten ir a 6,7 y 7,2 km/h respectivamente sin tener que ir demasiado atrancados (más de 65 pedaladas por minuto).
En cuanto a llevar un solo plato, lo más interesante que se debe saber es que el sistema de único plato es fácilmente intercambiable, es decir, que en 2 minutos y de forma sencilla se puede cambiar. Esto hace que el sistema sea más polivalente, ya que permite al usuario poner más o menos desarrollo en función de la ruta a hacer. Hay hasta 6 opciones de plato: 28, 30, 32, 34, 36 y 38. Como se llevan 11 piñones ampliados (10-42 dientes), prácticamente se igualan los desarrollos de un plato doble. Por ejemplo, un 32x42 es equivalente a un 28x36. Y un 28x42 a un 24x36. Lo único que se penaliza en estos casos es que hay que pedalear a más de 100 ped/min cuando se pasa de 40 km/h…
Fuente: www.mountainbike.es