14 de mayo de 2015

Consejos de interés para evitar el golpe de calor en la bicicleta

El buen tiempo hace que la gente tenga más ganas de estar en la calle y de hacer deporte al aire libre.
Sin embargo, el aumento de las temperaturas requiere que tengas en cuenta una serie de cosas a la hora de practicar deportes al aire libre, como por ejemplo el ciclismo, ya sea de carretera o de montaña.
Si respetas ciertas normas básicas, podrás disfrutar de tu pasión por el deporte con plenas garantías.

Vigila a qué hora haces deporte

Una cuestión muy importante a la hora de practicar deporte cuando hace calor es controlar en qué momento del día decides hacerlo. Hay ciertas horas del día que se consideran críticas para hacer deporte, ya que es cuando más calor hace. Estas horas son entre las 12 de la mañana y las 4 de la tarde. Si dispones de la posibilidad de hacer deporte cuando tú quieras, intenta evitar en la medida de lo posible estas horas, garantizándote unas mejores condiciones de entrenamiento.

Si no tienes otra elección que hacer ejercicio dentro de ese margen de horas, lo más recomendable es que reduzcas al mínimo la intensidad del ejercicio. Si lo haces, seguramente evitarás sufrir un golpe de calor, algo muy habitual en las épocas de altas temperaturas. Es recomendable también que utilices protección solar cuando hagas deporte, especialmente si lo haces en las horas críticas.

La hidratación es fundamental

En cualquier momento del año la hidratación juega un papel importante para practicar una actividad deportiva. Sin embargo, esa importancia es mucho mayor en las épocas de calor intenso. El motivo es que cuando hace calor tu cuerpo suda más, por lo que pierde más agua. Por eso, debes extremar la precaución e hidratarte muchas veces en pequeñas cantidades, mientras estés haciendo deporte.

Además, también debes cuidar tanto la hidratación previa como la posterior al ejercicio, con el fin de que tu cuerpo saque el rendimiento deseado a la actividad deportiva sin tener efectos negativos. Te aconsejo que después del ejercicio tomes alguna bebida isotónica que te ayude a recuperar las sustancias que tu cuerpo ha perdido con el ejercicio, como las sales minerales.

La ropa que uses a la hora de practicar deporte influye en tu rendimiento y en los efectos que el deporte tiene para tu cuerpo. Cuando hace calor debes usar prendas transpirables que no absorban el sudor, ya que puedes enfriarte y enfermar. Intenta usar colores claros, ya que no atraen en exceso los rayos del sol y, por tanto, tu cuerpo no sufrirá un aumento de temperatura elevado.

Salidas nocturnas MTB

Si te falta tiempo para entrenar y las horas con más calor son las únicas que tienes para ello es un buen momento para realizar rutas nocturnas, estas tiene su encanto pues básicamente se trata de realizar rutas que ya conocemos solo iluminados por la luz de nuestros focos.


Lo primero los preparativos imprescindibles, como son las luces una para de focos de leds nos ayudaran en nuestra ruta, estas luces no son especialmente intensas, pero a cambio de esta falta de intensidad tenemos una duración asegurada para la ruta, también unas gafas de cristal trasparente serán imprescindibles.

Nuestra ruta nocturna comenzó al atardecer lo cual tiene como ventaja que la primera media hora de ruta se hace con luz natural mientras va atardeciendo permitiendo a nuestra vista adaptarse poco a poco a la falta de luz.

Poco a poco se fue haciendo de noche hasta que de pronto nos vimos totalmente a oscuras simplemente iluminados por el para de focos, lo que simplemente nos permitía ver unos pocos metros por delante de nosotros,

Las sensaciones son curiosas porque aunque hagas una ruta por un lugar que conozcas, notas como pierdes la capacidad de percibir los objetos, pasas por zonas que no reconoces, a veces crees que estas mas adelante y otras que estas mas atrás.

La perdida del sentido de la vista provoca que se nos acentué el oído, percibimos sonidos lejanos e incluso oímos conversaciones de gente que esta relativamente lejos de nosotros.

Las subidas aunque sean duras se nos hacen mas suaves quizás por no percibir visualmente las subidas, las bajadas también se hacen mucho mas fáciles bajamos por zonas que si las viéramos no lo haríamos o lo haríamos con mas precaución.

En determinados momentos de la ruta nos vemos envueltos por una absoluta oscuridad y una agradable sensación de tranquilidad.

Es curioso comprobar como al cabo de una hora de ruta en algunos momentos se nos olvida que la ruta es nocturna y casi no tenemos problema alguno en seguir adelante, el tiempo pasa sin darnos cuenta.

Pronto nos damos cuenta de lo apasionante que son este estilo de rutas que una vez que las has probado te enganchan para siempre, es algo totalmente recomendable y que todo biker debe probar