11 de febrero de 2015

CONSEJOS PARA AFRONTAR TU PRIMERA MARCHA CICLISTA

Probar las mieles de la competición ciclista es el punto de partida de una relación de amor incondicional hacia el ciclismo y todo ese mundo que lo rodea. Aunque al principio tomar la decisión de participar en una prueba de ciclismo organizada es algo que pone nerviosos a muchos ciclistas, en este artículo trataremos los aspectos y consejos más importantes con los que afrontar tu primera competición, además de los numerosos beneficios que te puede aportar esta perfecta mezcla de amigos, superación y nuevos horizontes que descubrir.


Lo primero que se debe tener en cuenta a la hora de inscribirse en un evento ciclista es que este se adapte al nivel físico del participante. Para ello lo ideal es marcar como objetivo de nuestra primera prueba una ruta que sea de un nivel aproximado o no mucho más exigente que las rutas que se realizan normalmente en las salidas de fin de semana con los amigos, ya que estas suelen ser las más exigentes. Hay que tener en cuenta y muy claro que esta primera toma de contacto con la lucha contra el cronómetro no tiene otro objetivo que el de adquirir la confianza y templanza necesaria para superar retos futuros.


Una vez fijada con suficiente antelación la fecha de nuestra primera prueba en el calendario y, como mencionábamos en el párrafo anterior, sin otro objetivo que el de adquirir la confianza necesaria con la que superar retos futuros, llega el momento de comenzar la preparación física sobre la bicicleta. Para ello, lo ideal es realizar al menos una vez cada diez o quince días una ruta que tenga un punto de dureza por encima de nuestro objetivo, es decir, si la prueba tiene una distancia de 40 kilómetros y un desnivel aproximado de 1000 metros, lo ideal es realizar simulacros con rutas de unos 50 kilómetros y 1200 metros de desnivel. Podríamos entrar en otros aspectos de entrenamiento con los que adquirir una mejor forma y un mejor tiempo final, pero ese no debe ser el objetivo de nuestra primera competición, ya que el objetivo debe ser finalizar la prueba de una forma cómoda y sin contratiempos físicos, de ahí el hecho de realizar entrenamientos con una dureza superior a la de la prueba.



De la mano de la preparación de nuestra primera prueba ciclista irá la alimentación. Lo ideal es tomarse los entrenamientos de distancia aproximada a la carrera como un simulacro de competición, esto no quiere decir que sea un simulacro relacionado con el rendimiento, si no que será un simulacro de hábitos. Para ello junto con cada uno de estos entrenamientos se deberá someter a prueba todo aquello que tenga que ver con el día de la competición, por ejemplo: probar durante los entrenamientos los geles energéticos que se vayan a utilizar durante la prueba o realizar un desayuno adecuado y comprobar después, durante la actividad física que tal responde en nuestro organismo.
 


ALGUNOS DE LOS BENEFICIOS DE PARTICIPAR EN PRUEBAS CICLISTAS:

Acabarás con la monotonía de practicar ciclismo siempre por los mismos lugares. Esto es algo que causa mella psicológica en muchos ciclistas, por lo que gracias a las marchas y carreras descubrirás nuevos sitios que te alejarán de caer en la rutina.

Conocerás a gente. Los ciclistas somos gente buena porque sí, lo llevamos en la sangre, así que no lo dudes y aprovecha cualquier circunstancia, ya sea un pinchazo o un avituallamiento para charlar con otros competidores, de ahí saldrán grandes amistades que te llevaran a nuevos sitios que visitar junto a tu bicicleta, además ganarás en conocimientos.

Gracias a las competiciones podrás mantener intacta tu ilusión por la que montar en bicicleta, ya que siempre pedalearás con una ilusión en mente.

Superarás nuevos límites y romperás barreras que antes creías imposibles. Una vez adquirida la confianza suficiente al participar en pruebas ciclistas descubrirás que luchar contra el crono te hará entrar en un trance en el que únicamente desearás exprimirte sobre la bicicleta. La sensación que recorre el cuerpo al cruzar la línea de meta, sea la prueba que sea, es algo imposible de explicar con palabras…

Un nuevo peldaño que subir, un nuevo paso que dar… Participar en pruebas ciclistas organizadas es una experiencia que desde aquí te animo a vivir, de la que no te arrepentirás y con la que seguro estoy, te sentirás un privilegiado por ser lo que eres… UN AMANTE DEL MUNDO DE LA BICICLETA.