9 de septiembre de 2014

La policía precinta el sendero de Vigo con trampas para ciclistas




La víctima grabó su propio accidente con una cámara de vídeo en el casco


La Policía Local de Vigo ha precintado la bajada del monte Alba plagada de trampas para ciclistas para intentar prevenir nuevos accidentes. El pasado jueves un deportista de 38 años se partió cuatro vértebras al caer sobre una piedra puesta presuntamente de manera premeditada en la zona de caída de una rampa. El herido fue ingresado en la unidad de lesionados medulares de A Coruña en estado grave.
El joven grabó su propio accidente, puesto que llevaba adosada a su casco una cámara de vídeo para registrar la bajada por el monte. Estas imágenes aportarán datos valiosos a la investigación. Se cotejarán con otras grabaciones de días pasados para comprobar si efectivamente la piedra que produjo el choque fatal fue movida de manera premeditada hasta ese lugar, tal y como denuncian los ciclistas.
Dos días después de este suceso, el sendero continúa siendo muy peligroso. Los usuarios denuncian que los obstáculos que ponen en riesgo su integridad son muy abundantes y están en zonas de poca visibilidad. Lo venían denunciando desde el pasado día 4, precisamente el día que se produjo la grave caída.
Obstáculos
Tras una inspección a la zona del accidente, se pudieron observar troncos de árboles interpuestos sobre el camino, palos que apuntan en dirección a los ciclistas y bloques de piedras en medio del recorrido. La parte intermedia de la bajada forestal es la más peligrosa, y en la que los ciclistas han contabilizado hasta cinco puntos de peligro. El precinto del circuito se prolongará mientras dure la investigación policial tras las denuncias presentadas.
La Federación Galega de Ciclismo emitió un comunicado en el que afirman que la persecución de la práctica del ciclismo de montaña «ha alcanzado su máximo nivel en los montes de Vigo».
Para esta entidad no cabe ninguna duda de que una piedra mal colocada intencionadamente fue la que provocó este suceso. La bajada del monte Alba es uno de los lugares preferidos para los amantes de la bicicleta de montaña en la modalidad de descenso. Cientos de deportistas atraviesan la zona cada semana.
Los comuneros de Valadares niegan haber colocado piedras en el recorrido
«Se que cayó un chico, pero no le puedo dar más información», comentaba ayer José Cabezas Alonso, vicepresidente de la comunidad de montes de Valadares, entidad que se ha desvinculado de cualquier relación con este accidente. Este representante manifestó ayer que «no se movieron piedras porque la gente que está a mis órdenes no ha trabajado nada en esa zona desde hace un año». Los comuneros de Valadares ni siquiera reconocen la existencia de un circuito para ciclistas dentro de su territorio, manifestó el vicepresidente, tal y como también declaró cuando fue interrogado por la policía que investiga el suceso.

Fuente la voz de galicia