26 de abril de 2014

PASAR UNA RODERA

Mejora tu técnica: pasar una rodera


Uff, esta si que duele. Te crees que la bici va a pasar sin problema y cuando te quieres dar cuenta te estás arrastrando por el camino. La rodera es traicionera, tiene mala leche y es normal que de miedo, pero como los problemas de la vida... hay que entrarle de frente. Si, si, no se trata de hacer un alarde de valor, sino la forma más segura de librar esos surcos que deja el agua a su paso por el camino.
1-Ábrete. No entres en diagonal, intenta que a rueda entre lo más perpendicalar posible y la rodera se convertirá en un simple bache.
2-Levanta un poco la rueda delantera y al superar el surco retoma el rumbo del camino. La rueda trasera pasará sóla, pero flexiona las piernas para que amortigüen el impacto.
3-Prueba superada. Vuelve a retomar el camino y no te desconcentres, es probable que tengas que cruzar la rodera de un lado a otro hasta el final de la bajada y ya sabes... siempre de frente.

Fuente: mountainbike.es