2 de febrero de 2014

La temida pájara... Que no te atrape!!!




Todos hemos oído hablar de ella, algunos hemos padecido sus garras  y otros incautos seguro que se encontraran con su sombra.
 
¿Qué es una pájara? 


Se trata de una hipoglucemia, que todos podemos padecer practicando cualquier tipo de deporte, pero en el ciclismo por la dureza y exigencia física de este deporte nos llega con mas facilidad y asiduidad.
En definitiva es un estado donde nuestras fuerzas decaen por la perdida de las reservas de glucosa, la única capaz de alimentar a nuestro sistema nervioso central.
Afecta en mayor medida a ciclistas o personas poco entrenadas, estas necesitan más cantidad de glucosa. 


Existen dos tipos de pájara, ¿Cuáles son?
- Podemos tener una pájara, por falta de alimento: Es frecuente en aficionados al ciclismo que se ponen a dieta y utilizan la bicicleta como medio para hacer ejercicio. También se da en personas que no han podido ingerir la suficiente cantidad de alimentos el día de la ruta por cualquier motivo.
- Podemos tener una pájara por falta de líquido: El sudor elimina los líquidos y sales del cuerpo. Esto provoca que el corazón trabaje más rápido, ya que cuando baja la cantidad de líquido también lo hace el volumen de sangre. El corazón debe repartir oxígeno a todo el organismo, por ello concentra la energía del resto de músculos para alcanzar el ritmo cardíaco necesario.
Los síntomas más frecuentes son Debilidad, cansancio y agotamiento cuando el problema es la falta de alimentos. Y mareos y pérdida del conocimiento cuando se produce por falta de líquidos.
En muchas ocasiones también podemos tener una  visión borrosa, temblores, sudor frío o aumento del apetito. En casos extremos si se continuar la actividad física sin buscar una solución, puede entrar incluso en coma.
¿Cómo podemos prevenirla?
Lo mejor para prevenir una pájara, es anticiparnos a ella. Si se empiezan a notar los síntomas, lo recomendable es ingerir de inmediato líquidos ricos en carbohidratos, frutas o barritas de cereales, ósea alimentarnos para obtener una recuperación y llenar nuestros niveles que por la actividad realizada, los hemos vaciado. Si  ya te ha llegado y el músculo ha agotado todo el glucógeno, se debe descansar e ingerir lo antes posibles comidas ricas en hidratos de carbono para la recuperación de calidad.
Recuerda que la hidratación es muy importante, hay que beber con frecuencia, cada 15 ó 20 minutos. La glucosa de forma directa, sólo se debe utilizarla cuando empiecen a fallar las fuerzas durante el ejercicio, nunca antes. Esto es un error que veo muchas veces antes de empezar a realizar una ruta o carrera.
Si vas a realizar una carrera,  marcha o ruta exigente, debes comer alimentos ricos en carbohidratos, el día anterior, muy importante la noche anterior y realizar un desayuno potente.
 Y durante el recorrido, consume pequeñas cantidades durante la ruta, cada 45 minutos aproximadamente. Pero ojo, no es aconsejable abusar de alimentos con hidratos de carbono simples si la actividad de prolonga más de 2 horas,  zumos, frutas, azúcar, etc. Los debes de evita en este caso o reducir su consumo porque pueden provocar un efecto contrario.