27 de noviembre de 2013

¿Qué alimentos necesitamos para rendir adecuadamente?


Existe cierta tendencia entre algunos bikers a buscar en los diferentes suplementos (barritas energéticas, geles, bebidas deportivas, batidos de proteínas) las necesidades energéticas que el Mountain Bike demanda. La realidad es que realmente no es necesario recurrir a estos productos a no ser que estemos hablando de entrenamientos muy exigentes.

La idea básica que debemos tener muy clara es que el ciclismo es un deporte de resistencia, y por lo tanto, demanda unas grandes cantidades de energía. La energía que consumen nuestras piernas al pedalear proviene principalmente de dos fuentes: las grasas y el glucógeno (azúcares o hidratos de carbono). Las grasas están consideradas como un combustible prácticamente inagotable por dos motivos: aportan una gran cantidad de energía y la cantidad que almacenamos en el organismo es muy grande (aunque estemos muy delgados).

El problema es que el otro combustible, el glucógeno, se agota relativamente rápido, lo que provoca que aparezca una gran sensación de cansancio o vaciamiento, ya que la energía que nos aportan las grasas solo nos sirve para ir a una baja intensidad.
 
Por lo tanto, lo más importante que podemos hacer para entrenar y rendir mejor es asegurarnos de que nuestras reservas de glucógeno están a tope antes de empezar a pedalear. Esto lo conseguimos siguiendo una dieta alta en hidratos de carbono durante los dos días previos a la competición: pan, cereales, pasta, arroz, fruta… Las necesidades de proteínas no son especialmente elevadas, por lo que es fácil que en una dieta normal ya haya un aporte suficiente de proteínas. Y en cuanto a las grasas se deben evitar las saturadas que se encuentran en los siguientes productos: bollería industrial, embutidos derivados del cerdo, fritos…